fbpx

Milagros del aloe vera

By admin
Date: 15-03-2019

El aloe vera tiene cientos de propiedades y un sinfín de usos medicinales y cosméticos, por eso, sus beneficios en la cura de enfermedades como el cáncer cada vez son más estudiados y difundidos. El aloe vera forma parte de la vida de la humanidad desde tiempos prehistóricos así lo demuestran algunas representaciones gráficas de la planta que aparecen en ciertas tumbas y en los monumentos funerarios del Antiguo Egipto, alrededor de los cinco mil años atrás. De hecho los historiadores aseguran que en Sumeria se hallaron tablas de arcilla que datan del siglo XVIII a. C. en las que se describen sus beneficios y cualidades. En la línea de tiempo, acercándonos un poco más a la actualidad, aparece la epopeya de Alejandro Magno (356-323 a. C.), quien conquistó la Isla de Socotra, en el sur de Arabia, sólo porque allí había innumerables plantaciones de aloe capaces de curar las múltiples heridas de los soldados. Pero eso no es todo. Esta especie de cactus, de hojas carnosas y muy verdes, con espinas en los bordes y pequeñas manchas de color blanco, fue el secreto de la belleza de la famosa Cleopatra (69-30 a. C.). Alrededor del mundo existen en promedio 240 especies de aloe vera, sin embargo, sólo cuatro de ellas tienen propiedades medicinales, de las cuales la más potente es el aloe vera barbadensis. Esta planta crece en regiones cálidas y secas de Asia, Europa y América. Las hojas contienen un gel transparente compuesto por un 96 % de agua. El 4 % restante lo integran 75 sustancias conocidas, entre las cuales rescatamos las vitaminas A, B, C, E, calcio, aminoácidos y las enzimas que emplea el sistema digestivo. También, incluye una pulpa blanquecina que es mejor no consumirse.

 

El aloe vera es una de las plantas más populares en la medicina ayurvédica, conocida también como “Medicina de la longevidad”, que es un sistema reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su eficacia a la hora de complementar los tratamientos de la medicina científica o alopática. Pero el aloe vera no es la única planta; como muchos sabemos, el origen de la mayoría de las drogas o medicinas que se usan hoy para el tratamiento del cáncer son naturales. Los laboratorios obtienen la información de las etnias originarias y de la medicina popular, lo cual les allana enormemente el camino, desde la investigación y desde lo económico. Además, el aloe vera ayuda en la formación de la sangre por medio de la producción de factores de crecimiento que estimulan la médula ósea, es un ‘modulador’ y tiene efectos antiinfecciosos en virus como el que produce el VIH/sida. Es útil en afecciones periodontales y en estrés oxidativo, causante de enfermedad y envejecimiento. Además, equilibra y refuerza el sistema inmunológico. Por los anteriores motivos existen muchas investigaciones que vinculan al aloe vera con la posibilidad de curar el cáncer El gel es muy bueno para la gastritis y las úlceras gástricas. Por vía externa, actúa como cicatrizante y humectante cosmético. Incluso es efectivo en el asma bronquial, porque mejora la aireación en pacientes con broncoespasmos. Algunos tratamientos que te ayudarán. Si sufres por la caída del pelo, luego de lavarlo coloca el gel del aloe vera sobre el cuero cabelludo y déjalo actuar por una hora, luego lo enjuagas.

 

Para mejorar la mucosa digestiva y las hemorroides es recomendado consumir una cucharada sopera de este mismo gel transparente del aloe, teniendo en cuenta que el estómago debe estar vacío con al menos dos horas; también esperar dos horas para volver a consumir alimentos. Utilízalo como crema hidratante para humectar tu piel, mezclando 150 ml de aceite de sésamo para piel seca, de almendras para piel normal, de jojoba para piel grasa y de ghee para piel madura; junto a 2 cucharadas soperas de gel de aloe, más 30 gms de manteca de cacao y agua destilada de rosas. Así que cuéntanos cómo o en qué utilizas el aloe vera y pon en práctica las recomendaciones que te hacemos.