Portada

AUTOBRONCEADOR: PRESUME UN BRONCEADO SIN SOL

Blog / Publicado

Los autobronceadores son tus aliados para lucir una piel bronceada sin tomar el sol. Sigue estos tips y logra un color dorado envidiable y duradero.


Mitad de año, época perfecta para mostrar un poco de piel y lucir esa figura que tanto hemos trabajado ¿qué mejor que con una espectacular ‘piel canela’? Es posible que entre el trabajo y la familia no hayamos tenido tiempo para broncearnos, pero no te preocupes, porque el autobronceador será tu salvador estas vacaciones.

Aplicar el autobronceador tiene su ciencia, pero no es tan difícil como parece, sigue estas 5 reglas de oro que Figurella trae para ti y luce una piel dorada sin pasar horas bajo el sol.

1

Autobronceado: 5 Reglas de oro


 

♥ La clave es exfoliar: Este paso es muy importante para que el color quede totalmente uniforme. Antes de la primera aplicación exfolia muy bien tu piel, insistiendo en las zonas más rugosas (codos, rodillas y tobillos) pues estas zonas acumulan más queratina. Repite este procedimiento 1 o 2 veces a la semana para evitar la acumulación de producto.

♥ Hidratación y más hidratación: Antes de aplicar el autobronceador debes hidratar muy bien tu piel. Busca una formula poco grasosa, pues los aceites harán que el producto no se adhiera a la piel correctamente. No olvides:

     – Aplicar tu crema habitual todos los días, esto hará que el color dure mucho más tiempo.

     – Beber mucha agua ¡eso es lo más importante!

♥ Mantén las manos fuera del autobronceador: Lo mejor es utilizar una manopla. Extiende el producto de arriba abajo y de adentro hacia afuera, evitando, en el rostro las zonas del nacimiento del pelo y cejas. Extiende de manera suave (sin frotar) el producto y lo mejor es que lo apliques poco a poco cubriendo todas las zonas de tu cuerpo y rostro, el bronceado será irregular si alguna parte de la piel queda sin producto.

Deja secar: Puede ser el consejo más obvio pero debes dejar secar por completo, en las instrucciones del producto estará especificado el tiempo que debes esperar. Procura utilizar ropa suelta, ligera y oscura.

A cada piel su intensidad: Si eres muy blanca utiliza un color light-medium, es mejor ir tomando color poco a poco, que aplicar un tono muy oscuro y quedar como un “umpa-lumpa”. Recuerda que en el rostro y las manos el color dura menos que en el resto del cuerpo, por eso debes reaplicar en estas zonas para tener un bronceado uniforme.

¿Te animas a lucir morena desde ya?